Seleccionar página


Boda en Septiembre en Lorca

Aunque se ve distanciado del pico prominente de la temporada, en julio, septiembre es el mes elegido para casarse por cada vez más parejas. El verano se extiende pero las temperaturas son más suaves, las noches aún no se han acortado del todo y terminadas las vacaciones gusta bastante cortar el ritmo por un fin de semana y ocuparse a festejar. Es el mes en que comienza todo otra vez, el curso, las prácticas, las dinámicas que nos llevan hasta la navidad. Es un instante precioso para arrancar esa enorme aventura de casarse y además, una temporada especial para viajar a lo grande: los turistas vuelven a sus nidos y los costos caen en sitios de todo el planeta.

Fotos en el Parador de Lorca

Quizá era eso lo que tenían Silvia y Julián en cabeza cuando fijaron su fecha, un 26 de septiembre. Quizá la iniciativa era gozar de una puesta de sol en Lorca, en un enclave único como es el Paradorconstituido en el recinto del Castillo de la región sobre un sinfín de bienes arqueológicos que se han que viene dentro en armonía con un diseño de vanguardia y unos interiores de lujo. Y todo, en un punto alto sobre la localidad de las tres culturas.

Ella decidió arreglarse en su casa de Huercal Overa, en Almería, él en el mismo Parador, con la calma que dan sus espaciosas estancias. Él sonriente a cada paso, ella más comedida y concentrada en la perfección de cada aspecto. Los dos, rodeados de sus personas más cercanas. Nosotros, explorando como siempre entre la multitud para hallar ese reflejo de la emoción que se respira en el ámbito las horas antes del link.

Casarse en el Parador Nacional de Lorca

Celebrar una boda en un Parador Nacional como el de Lorca tiene todas las virtudes de casarse en un hotel con el añadido de que siempre hablamos de un espacio particular, asi sea por su construcción emblemática o por su localización, siempre cercada de historia. Hay que tener en cuenta además que la red de hostales tiene tradición y empeño en sus cocinas, tal es así que se tienen la posibilidad de hallar en sus sitios de comidas enormes chefs del panorama nacional que convierten el producto local en una auténtica obra de arte.

En la situacion del Parador de Lorca, tiene diferentes salones que se ajustan al tamaño de cada boda, terrazas para un coctel al aire libre y menús cambiantes que los novios tienen la posibilidad de ajustar. Da desde luego la oportunidad de alojar a los invitados, lo que resulta principalmente cómodo cuando se desplazan desde otras localidades o sencillamente, cuando hablamos de una boda de noche y resulta más práctico reposar exactamente en el mismo sitio que tener que moverse de madrugada.

Una Boda en Lorca con Música en Directo

Silvia y Julián se brindaron el sí quiero en la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación en una ceremonia simple y muy emotiva donde no faltaron las sonrisas de cooperación. Ella, precedida de dos damitas, cruzó el pasillo de la Iglesia con un traje de corte princesa que rompía el clasicismo de una falda regia de mikado con un cuerpo sin mangas adornado con pequeñas flores de pedrería. Como complementos, unos simples atentos que realzaban la luz de su mirada, acentuada con un semi recogido bajo sobre el que instaló un velo rápido de tul en dos capas. Él, de chaqué, optó por grupo sobrio de chaleco en tonos plata y una corbata de seda a rayas.

Tras la boda en el Parador de Lorcauna comida por todo lo prominente en el mismo lugar a la que sucedió una fiesta donde no faltó aspecto. Una banda de música directamente logró bailar a todos los invitados y también los novios se atrevieron a coger el micrófono. Es una opción que proporciona bastante juego en las bodasprincipalmente para llenar la pista en los primeros instantes. Contribuye un punto desenfadado y entretenido. Aunque siempre hay altos y bajos en las bodas y ratos para reír y para llorar. En esta boda en Murcia el instante cumbre llegó cuando los invitados proyectaron un vídeo que habían desarrollado para ellos y que no dejó indiferente a nadie, principalmente a Silvia, que se deshizo en lágrimas.

Nosotros procuramos capturar todos esos instantes para devolverle a Silvia y a Luis un recuerdo inalcanzable de todo lo que vivieron aquel día. Recorrimos con ellos diferentes estancias del Parador para hallar imágenes únicas de los dos vestidos de novios. Estuvimos alerta a cada mirada, a cada abrazo de cooperación y a cada sonrisa para plasmar en un sólo informe la consideración del día de su boda.

Os dejamos algunas de nuestras imágenes preferidas de aquel día tan especial. Si estáis intentando encontrar fotógrafos para vuestra boda en Murcia que tengan los ojos muy libres para no perder aspecto, no dudéis en poneros en contacto con nosotros y averiguar tu presupuesto personalizado. Nos adaptamos a las pretenciones de las parejas porque cada una tiene su propia historia y lo nuestro es contar esas historias.

Debemos ofrecer las gracias a Miguel Onievapor acompañarnos como segundo fotógrafo a esta Boda, gracias compi!!!

Enjoy!