Seleccionar página


Postboda Bohemia en Oporto

Lara y Jorge son de esas parejas que de muchos años que llevan juntas, están muy bien sincronizadas. Se conocieron en el centro cuando solamente tenían 18 años y no se han separado desde ese momento. En la cena para festejar que cumplían 12 el uno al costado del otro, se prometieron. Después vinieron los preparativos, las carreras y una boda donde no faltó aspecto y que eligieron explotar al máximo para gozar del acontecimiento y sus invitados: Aparcaron la clásica sesión de imágenes que los novios acostumbran hacerse mientras los demás disfrutan del coctel y la pospusieron para más adelante.

Ese instante llegó unos meses después, cuando eligieron volver a enfundarse en sus trajes de novios y ponerse en nuestras manos para una sesión de imágenes postboda que tenía por fuerza que ser muy especial: Buscaban un espacio que rompiera los esquemas y que les conquistara. Más allá de que se habían casado en España, la oportunidad de viajar les atraía y al final, apostaron por Oporto, su bohemia, sus tranvías, sus puentes y sus riberas para dejarse fotografiar por las calles así como se casaron.

Es una opción por la que apuestan cada vez más parejas que no desean abandonar nada: Ni perder la posibilidad de tener un informe fabuloso como recién en matrimonio ni sacrificar parte del acontecimiento para conseguirlo. Las postbodas se vuelven así parte de nuestro trabajo diario ya que en Alberto Sagrado Photographers brindamos la cobertura completa del link, desde sesiones con los novios antes del ‘día D’, hasta rodajes que se generan en ocasiones inclusive cuando ya pasaron meses desde que se celebró la boda, como en esta situación.

Fotografías de Boda por la Calle

Para ellos fue algo extraño volver a ponerse los trajes de novios. Al final de cuenta, cuando uno se desprende del atuendo la noche de bodas acostumbra llevarlo a cabo con alguna melancolía y consciente de que no se lo volverá a enfundar. El de Lara era un vestido simple que encontró en Sedka Novias, con tirantes escote corazón y una cola hermosa terminada en encajes que nos dio bastante juego en las eternas escalinatas y cuestas de la región porteña. El de Jorge, un traje de Carlo Ruzzini, el primero que se probó y del que tampoco tenía inquietudes cuando lo sacó de la funda ya en el hotel de Oporto. No hicieron cambios respecto del día de la boda, los dos se dieron a conocer frente nosotros así como se casaron, con la misma sonrisa puesta, y nos fuimos a pasear por la localidad.

Este es el enorme reto que tienen los reportajes de fotografías de novios en enclaves destacables como este o que tienen un concepto particular para la pareja. La localidad se transforma en un personaje principal más de las imágenes, así que hay que trabajar con mucha atención las ubicaciones para lograr hacerle justicia. No tendría sentido recorrer el planeta para terminar tirando un retrato en un parque que bien podría estar debajo de casa de la novia. Había que destripar el corazón de Oporto y nada superior para conseguirlo que patear sus calles.

De hecho, se encuentra dentro de las fases de los reportajes postboda que dan más impresión a las parejas. Esa sensación de ser el centro de la atención para un montón de extraños por ir con el traje de novia por una calle común mientras ciudadanos hacen sus quehaceres cotidianos. Pero también es la preferible parte de los reportajes, nos facilita hallar fotografías auténticas, repletas de espontaneidad, en las que explotar al máximo el ámbito. Además, nos regala anécdotas espectaculares, como cuando Lara y Jorge corrían después de los tranvías frente la ovación de los usuarios. Son cosas que no se olvidan.

Un Viaje para las Imágenes Postboda

En esta situación, aprovechamos el centro histórico de la región, que es patrimonio de la UNESCO y nos perdimos en sus calles de piedras y bajo sus fachadas coloristas para hallar ángulos y encuadres que introdujesen el romanticismo de Oporto en la crónica de nuestra pareja. 

También nos acercamos a la rivera del Duero y retratamos a Lara y a Jorge con varios de los puentes más emblemáticos, jugamos con las luces cuando cayó la noche e introdujimos el blanco y negro para acentuar esos instantes que nos parecían más emocionantes ya fuese en fotografías de los novios por la calle, ya fuese en interior.

Al final logramos un informe increíble del que les dejamos un extracto a continuación con el mini vídeo que compusimos para que los novios pudiesen comunicar con los suyos algunas de las superiores fotografías de manera fácil y rápida de este informe de postboda por las calles de Oporto que en el final, es un recuerdo imborrable del viaje que hicieron los novios meses después de casarse y con el mismo encanto que su propia boda. 

Lara: “Todo ese fin de semana fue genial”

Si tú también deseas un informe postboda aunque haya pasado ya tiempo desde que te casaste, no tengas dudas en ponerte en contacto con nosotros. En Alberto Sagrado Photographers somos expertos en fotografía de bodas ya hace más de una década, estamos trabajando en España y en el extranjero y nos amoldamos a tus pretenciones con capitales a medida. 

Enjoy!