Seleccionar página


Boda en la Finca Maria Ana

Natalie y Miguel Ángel son una pareja en todo el mundo que decidió darse el sí quiero en la Finca Maria Ana de Elcheuno de los enclaves más románticos de la región que da la oportunidad de festejar todo el acontecimiento al aire libre o usar una increíble carpa desplegada en parte de sus más de 40.000 m2 de área.

Esta finca, que data de finales del siglo XIX tiene unos impresionantes jardines organizados en diferentes espacios alrededor de una gran vivienda típica solariega que contribuye un aire señorial a todo el grupo y que da a los fotógrafos expertos de bodas conseguir imágenes únicas de un acontecimiento como este.

La pareja supo explotar todos los rincones del enclave desde el inicio, ya que se sirvieron de sus habitaciones para arreglarse. Allí estamos con ellos el día D y seguimos con mimo todo el desarrollo que, en la situacion de ella, tenía algo aún más particular, dado que la maquilladora era su cuñada. Las estancias, todas abiertas al exterior y con balcones, nos permitieron jugar con la luz natural para hallar contrastes únicos y realzar los datos de esta boda estructurada al milímetro por Natalie y Miguel Ángel, que cuidaron cada aspecto del acontecimiento.

Una ceremonia civil al aire libre

La ceremonia se celebró a cielo abierto, en un altar ubicado ad hoc en la región ajardinada, y fue oficiada por la hermana del novio y un amigo de los dos, en presencia de sus seres más estimados y con la intervención de algunos de ellos, pos lo que resultó íntima y muy apasionante para todos.

A ella llegó Natalie tras bajar la hermosa escalinata de la vivienda solariega enfundada en un traje de corte simple, configurado hasta la cadera y totalmente bordado que remató con una corona de flores en tono crudo sobre su melena suelta, consiguiendo un efecto bohemio que se vio reforzado por un ramo de novia de tipo campestre y muy natural. En el altar la esperaba Miguel Ángel con un traje azul y una pajarita que encajaban a la perfección con ese aire boho chic que envolvía todo el acontecimiento.

Tras el cóctel y a lo largo de el banquete no faltaron datos para los invitados. Los novios han tomado taburete en una mesa cuadrado que compartieron con numerosos de sus amigos y desde la que hicieron un brindis con vodka para ofrecer la bienvenida a los invitados. Regalos para los cumpleañeros y para los padres y abuelos de los novios y un lanzamiento de ramo de la novia digno de película desde uno de los balcones del caserón.

El baile nupcial arrancó a continuación y Natalie y Miguel Ángel se vieron rodeados de chispeantes bengalas encendidas por sus invitados que brindaron un aire aún más mágico a ese instante tan particular.

Visita nuestra web oficial Sagrado studios para ver este artículo y mucha más información sobre fotografos bodas alicante